Los niveles de la consciencia 2

Hace poco volví a ver Midnight in Paris de Woody Allen. Pese a lo reciente que es y teniendo en cuenta la filmografía a las espaldas del famoso director, para mí es una de sus mejores películas, y va mucho más allá de cualquier comedia romántica a la que nos tiene acostumbrados, plasmando las relaciones interpersonales de esa forma tan divertida y cercana tal y como hacía en Annie Hall o Manhattan. Con este nuevo visionado me he dado cuenta de un aspecto que aparece en la película y que me había pasado desapercibido en su momento.

En la película, hay un momento en el que se produce una rotura total entre el protagonista, el escritor Gil Bender (me sorprendió muchísimo que Owen Wilson fuera capaz de interpretar un papel tan distinto a las basuras en las que suele actuar) y su prometida, Inés. De un momento a otro dos personas que se amaban y estaban a punto de casarse pasan a chocar frontalmente como si fueran dos desconocidos con valores totalmente opuestos. Se nota, tras este momento, que los dos se encuentran en dos estados muy distintos de consciencia.

Midnight in Paris -alitadepollo

Para el que todavía no sepa de que estoy hablando, habría que pararse un momento a definir que es la conSciencia , un concepto un tanto abstracto y que puede confundirse con ‘conciencia’. Se define la consciencia como el conocimiento que el ser humano tiene de su propia existencia, del estado en que se encuentra y de lo que hace. Es la certeza con la que un ser humano conoce sus valores, la seguridad con la que sabe lo que quiere en la vida y el control que tiene sobre esos aspectos que desea mejorar de sí mismo.

Hace unas semanas encontré un post titulado ‘La escala de la consciencia’ del blog Evolución Consciente Humana de Javier Malonda, en el que habla de temas relacionados con el desarrollo personal. Me resultó especialmente interesante porque explicaba un fenómeno que me sucedió y que contaba en esta entrada anterior sobre el Efecto Matrix, donde me daba cuenta que estaba alcanzando niveles superiores de consciencia en un aspecto de mi vida. En ese momento no era consciente de lo que significaba esto, pero con este post de Javier Malonda, me ha quedado mucho más claro. De un momento a otro, mi escala de valores se reordenó completamente, de un estado anterior a otro. Ahora sé explicar, gracias a esta escala, lo que ocurrió

Este fenómeno es difícil de entender para aquellos que no lo han experimentando nunca, pero hay un proceso parecido al de evolución de la consciencia por el que todos hemos pasado: el paso de la adolescencia a la edad adulta.

Lo que más valoran la mayoría de adolescentes, lo importante a estas edades en las que se está forjando la personalidad y se es más vulnerable, es la aceptación social, la colectividad  por encima del individualismo, de ahí que a esas edades se acaban integrando en lo que llamamos tribus urbanas. Los adolescentes se valoran a si mismos en función de lo que piensan los demás de ellos. Más que expresarse a nivel individual, prima la sensación de encajar, de mantener ciertas formas y actitudes por temor al ”que dirán”, aparentar, aunque para ello tengan que autocensurarse o reprimir su forma de ser. Con la edad adulta, estos valores cambian y comenzamos a ser más conscientes de nosotros mismos, en el sentido de que empezamos a conocernos mejor, a tener más claro lo que queremos y a olvidarnos un poco más de lo que los demás esperan de nosotros. Y aunque estoy seguro de que no es vuestro caso, esto no sucede siempre, ya que es fácil encontrarse con adultos hechos y derechos que todavía conservan esos ”valores” adolescentes y priorizan ante todo el ”encajar”, el conformismo entre la masa y en guardar las apariencias ante los demás.

evolución consciencia alitadepollonet

Durante el paso de la adolescencia a la edad adulta se produce un profundo reordenamiento de los valores (evolución de la consciencia). Los que no lo consiguen, están destinados a recibir hostias de la vida por todos lados.

En otras palabras, lo que algunos llaman madurar se puede definir como ascender en la escala de la consciencia. Y lo que hace más interesante a esta escala es que no termina con el paso de la adolescencia a la edad adulta, sino que se puede crecer mucho, mucho más, o incluso retroceder en ella, a lo largo de toda nuestra vida:

  • Vergüenza: Es el lugar inmediato por encima de la muerte. Si te encuentras en este estado, probablemente estás contemplando el suicidio. O quizá seas un asesino en serie, y en este caso estarías dirigiendo todo el odio que sientes hacia ti mismo hacia otros.
  • Culpa: Un paso por encima de la vergüenza, aunque todavía puedes estar teniendo algún pensamiento de suicidio. Piensas sobre ti mismo como una persona despreciable, incapaz de perdonarte por tus errores pasados.
  • Apatía: Te sientes desesperanzado o victimizado. Es un estado de impotencia aprendida.
  • Amargura: Un estado de tristeza perpetua y sentimiento de pérdida. Puedes caer a este nivel tras la pérdida de un ser querido. Es el estado de la depresión. Por encima de la apatía, estás empezando a dejar atrás el entumecimiento.
  • Miedo: Ves el mundo como peligroso y terrible. Paranoia. Generalmente necesitarás ayuda para dejar este nivel, como por ejemplo si estás envuelto en una relación abusiva.
  • Deseo: Diferente al deseo de fijar y lograr metas, este es el nivel de la adicción, las ansias y la lujuria (hacia el dinero, la aprobación, el poder, la fama, etc.). Consumismo. Materialismo. Este es el nivel de fumar, beber y utilizar drogas.
  • Odio: Este es el nivel de la frustración, generalmente por no haber conseguido saciar tus deseos en el nivel inferior. Este escalón puedo dispararte hacia niveles más altos o puede hacer que concentres y redirijas el odio hacia ti mismo. En una relación abusiva es habitual encontrar a una persona en “odio” emparejada con otra persona en “miedo”.
  • Orgullo: Es el primer nivel en el que te empiezas a sentir bien, aunque se trata de un sentimiento ilusorio. Es dependiente de circunstancias externas (dinero, poder, prestigio, etc), así que es vulnerable. El orgullo puede llevar al nacionalismo, al racismo, al fanatismo y a las guerras religiosas. Te sientes tan apegado a tus creencias que consideras un ataque a las mismas como un ataque a ti mismo.
  • Coraje: Este es el primer nivel de verdadero poder. Es donde empiezas a ver tu vida como excitante y llena de posibilidades en vez de aplastante y sofocante. Empiezas a sentir un interés por el desarrollo personal en cualquiera de sus formas. Empiezas a ver tu futuro como una mejora de tu pasado en vez de una continuación del mismo.
  • Neutralidad: Este nivel se puede definir con la frase “Vive y deja vivir”. Es flexible, relajado y sin apegos. Eres capaz de fluir con la corriente. Dejas de tener cosas que probar. Te sientes seguro y bien con otra gente. Es un lugar cómodo. Es el nivel de la complacencia y la pereza. Te haces cargo de tus necesidades pero no te empujas mucho más allá.
  • Voluntad: Ahora que estás seguro y cómodo, empiezas a emplear tu energía más eficientemente. Ahora es insuficiente hacerlo sólo moderadamente bien. Empiezas a pensar en cómo dar lo mejor de ti mismo. Piensas en cómo manejar mejor tu tiempo, en la productividad, en organizarte de manera óptima, conceptos que eran menos importantes en el nivel inferior. Este nivel es el del desarrollo de la voluntad y de la autodisciplina. Estas personas son los soldados de la sociedad: hacen las cosas bien y se quejan poco. Este es el punto en que la consciencia se vuelve más organizada y disciplinada.
  • Aceptación: En este punto tiene lugar un cambio poderoso, y te despiertas a las posibilidades de vivir proactivamente. En el nivel anterior te has convertido en competente y ahora deseas dar un buen uso a tus habilidades. Este nivel es el de fijación y consecución de metas. Si hay algo que sientes que esta mal en tu vida (tu trabajo, tus relaciones, tu salud) defines el resultado deseado y tomas las acciones necesarias para llegar hasta él. Empiezas a ver la película de tu vida con más claridad. Este nivel lleva a mucha gente a cambiar de carrera, empezar un nuevo negocio o hacer fuertes cambios personales.
  • Razón: En este nivel trasciendes los aspectos emocionales de los niveles inferiores y empiezas a pensar clara y racionalmente. Cuando llegas a este punto eres capaz de emplear tus habilidades de razonamiento hasta el límite de sus posibilidades. Ahora posees la disciplina y la proactividad para explotar tus capacidades naturales sin que aparezcan emociones como el miedo o la vergüenza. Echas un vistazo al mundo y empiezas a hacer contribuciones significativas. Este es el nivel de Freud o Einstein. La mayor parte de las personas no alcanzan este nivel durante sus vidas.
  • Amor: Independiente de lo que conocemos como la emoción del amor. Se trata del amor incondicional, la comprensión permanente de tu conexión con todo lo que existe. Compasión. En el nivel de la razón vives al servicio de tu cabeza, pero finalmente se convierte en un callejón sin salida en el que caes en el sobreanálisis. En el nivel del amor pones tu cabeza, tus habilidades y tus capacidades al servicio de tu corazón (no tus emociones, sino tu propio y más amplio sentido del bien y del mal). Este es el nivel en el que uno despierta a su propósito vital. Es un nivel de servicio y entrega a la humanidad. Piensa en Gandhi o Teresa de Calcuta. En este punto empiezas a ser guiado por una fuerza más grande que tú mismo. Es un sentimiento de rendición. Tu intuición se desarrolla y se convierte en tu mayor guía. Hawkins afirma que sólo 1 entre 250 personas alcanza este nivel durante la vida.
  • Dicha: Un estado de felicidad permanente e inquebrantable. Es el nivel de los santos y de los espiritualmente avanzados. El mero hecho de estar con alguien que se encuentre a este nivel te hace sentir muy bien. En este punto la vida está guiada meramente por la intuición y las sincronicidades. Hacer planes y fijar metas deja de tener interés ya que la expansión de tu consciencia te permite operar a un nivel muy superior. Una experiencia cercana a la muerte puede catapultarte temporalmente a este nivel.
  • Paz: Un estado de completa trascendencia. Hawkins afirma que este nivel es alcanzado sólo por una persona en un millón.
  • Iluminación: El nivel más elevado de la consciencia humana. Extremadamente excepcional. Es el nivel de Buda o Jesucristo. El mero hecho de pensar en estos personajes puede elevar tu consciencia.

 

Esta escala es un buen ejercicio para intentar conocerse un poco a uno mismo, y sólo el hecho de haber conocido su existencia ya os llevará a un montón de preguntas ¿Os véis reflejados en alguno de estos estados? ¿Serías capaces de ubicaros en algún lugar de esta escala? La escala además advierte que observarás que unas partes de tu vida se encuentran en diferentes niveles que otras. Por ejemplo en mi caso, en el aspecto de comprensión de la sociedad y el funcionamiento de las misma, me siento mucho más evolucionado a nivel de consciencia que a nivel personal, de comprenderme a mi mismo. O por ejemplo, hay personas que se encuentran muy desarrolladas a nivel de consciencia personal (neutralidad por ejemplo) pero todavía son adictos a fumar (nivel de deseo) ¿Te ocurre eso mismo a ti también?

Midnight in paris alitadepollo.net

”¿Y tu amigo, sabes dónde estás en esta escala de la consciencia?” te dice Woody Allen. Yo prefiero que me lo diga Marion Cotillard (más a la izquierda), una de las mujeres más atractivas sobre la faz de la Tierra.

 PD: El lector más avispado se habrá dado cuenta de que acabo de incluir una nueva categoría, bajo el nombre de Psicología. He añadido algunas entradas publicadas anteriormente que encajaban en esta nueva categoría, sacándolas de la categoría ”Blogadas”, la cual está más orientada a historias personales. Podéis echarle un vistazo a entradas anteriores que quizás no hayáis leido en esta nueva categoría ‘Psicología’


Facebooktwittergoogle_plus

2 thoughts on “Los niveles de la consciencia

  1. Reply Kate Ago 16,2013 9:22

    Qué curioso lo que comentas..
    Primero, vi esa película y es un peliculón. Te deja con toda la intriga hasta el último momento. Como bien dices muy alejada de las comedias románticas habituales de Owen o de lo que Woody Allen suele dirigir.

    Ya hablando de los niveles de conciencia yo siempre pensé que sólo era aplicable a los niveles de concentración cuando meditas (delta, theta, alfa y beta).
    Nunca pensé que tu podías estar en ‘x’ nivel estando en una etapa de tu vida… Y me encuentro perdida porque yo estaría como en cuatro…

    Me ha parecido super interesante de todas formas 😀
    Un saludote.

    PD:Si tienes algún libro que recomendar para indagar en el asunto un poco más sería genial, soy muy curiosa.

  2. Reply admin Ago 16,2013 12:01

    Los niveles de la consciencia se refiere sobre todo al nivel de desarrollo personal que llevas encima, a como te conoces a ti mismo y lo ‘auténtico’ que eres, es decir, cuanto de lo que realmente piensas sale de ti y muestras al mundo exterior. Esta es mi interpretación claro, pues es un tema tan abstracto que cada uno tiene la suya.

    Esta escala de la consciencia viene de un libro llamado “Power vs. Force” (Poder contra Fuerza)de David R. Hawkins , que no lo he leido asi que tampoco te puedo recomendar nada.

    Si te interesan estos temas, me han comentado uno muy bueno que se llama ‘Tiempo para cambiar’ de Richard Bandler. He leido algunos extractos y tiene muy buena pinta, es el siguiente en mi lista de pendientes, ahora mismo estoy con uno titulado ‘La comunicación no verbal’ de Flora Davis. Un poco demasiado técnico a veces pero muy interesante en general, es increible la cantidad de información que se nos escapa por no saber interpretar esos pequeños gestos.

Leave a Reply