Érase una vez en Pisitolandia… 6

19 de marzo de 2014
Madrid, capital de Pisitolandia.

Otra noche más, el presidente de España regresaba a su casa orgulloso por la jornada de hoy. Asesorado por su nutrido grupo de consejeros , todo fieles conocidos elegidos por el partido, apenas había tenido que hacer nada aparte de leer el discurso que le habían preparado para su intervención en las Cortes de ese día.  Con la satisfacción del deber cumplido, regresaba a Moncloa con el diario Marca en la mano.

Rajoy-diario-Marca_alita_de_pollo_net

Con las preocupaciones que desde su posición y situación tenía, no tardó demasiado en coger el sueño. Una vez en la cama, mientras dormía, tuvo una lúcida pesadilla, tan real y atemorizante que le hizo retorcerse y moverse en sueños, hasta el punto de despertar bruscamente y golpearse la cabeza contra la mesita de noche. La violencia del golpe le hizo despertarse para pocos segundos después, caer incosciente de nuevo en la cama.

A la mañana siguiente, al despertar, Mariano se notaba todavía algo conmocionado por el golpe. No sólo se encontraba algo mareado, sino que se notaba…diferente. Tenía la sensación de no saber muy bien que hacía ahi, ni por qué . Notaba que tenía un montón de incógnitas y preguntas en la cabeza, cuando antes se limitaba simplemente a hacer lo que le pedía su equipo más cercano. Por primera vez en décadas, se sentía con ganas de aprender, de entender las cosas por cuenta propia.

Le dijo a Elvira, su mujer, que llamara a su gabinete y que le despejaran la agenda, que hoy no se encontraba en condiciones. Sorprendida por ese arranque de iniciativa, le hizo caso y se marchó, dejándo a Mariano en pijama, a solas, en Moncloa. Esta vez le pidió al servicio que le trajeran el desayuno al despacho. Sin saber muy bien por qué, encendió el PC que usaba poco más que para leer el correo, la previsión del tiempo y los resultados del Marca, y se puso a buscar información sobre la situación del país en diversos portales de noticias, webs y blogs, en vez de esperar los resúmenes de los informes internos que redactaban desde el Gobierno.

Despacho rajoy - alita de pollo net

Así estuvo toda la mañana y toda la tarde. Cuando regresó su mujer a casa y le preguntó que tal se encontraba, Rajoy seguía absorto frente al monitor, respondiéndole que aún no se encontraba del todo bien. Consiguió un día entero más para seguir leyendo a través de Internet, pues había encontrado algunos artículos sumamente interesantes de temas que tocaban de lleno la realidad española y nunca nadie antes le había hablado de ellos. Al tercer día, por urgencias de agenda, tuvo que dejar sus maratonianas jornadas frente al ordenador, aunque esta vez ya se sentía preparado para el plan que había estado fraguando a medida que leía todo aquello.

Al dia siguiente, a media mañana, siguiendo las órdenes del propio presidente, se reunían en Moncloa Luis de Guindos, Cristobal Montoro y Soraya Saenz, pesos pesados de su gobierno; además de otros miembros representativos del Parlamento español, como Alfredo Perez Rubalcaba y Cayo Lara.

-Venga Presidente- a fuerza de la costumbre, medio en serio medio en broma, Montoro y otros ministros le llamaban así -Cuéntanos aquello tan urgente que tenías que contarnos y nos ponemos manos a la obra, que hay trabajo atrasado.

Mariano sostuvo la mirada unos segundos e inspiró antes de hablar -Veréis, estos días he estado leyendo…he querido tener una visión más….real y menos edulcorada de la que me tenéis acostumbrados. La verdad es que me ha sorprendido a mi mismo esta…necesidad que me ha tenido tan atrapado últimamente. Y he descubierto algo que debo compartir con vosotros, y os aviso  que es una firme decisión que pienso llevar adelante con o sin vuestro consentimiento Los asistentes intercambiaron miradas de nerviosismo. Este arranque de iniciativa no era algo normal en alguien tan predecible y obediente como Mariano. Por algo lo habían elegido desde dentro para ocupar ese cargo. Algo raro estaba pasando ahí.

Mariano levantó un tablet que tenía apoyado sobre la mesa

-Señores, tengo aquí mismo el problema y a la vez solución de la dolorosa situación por la que atraviesa el país dijo sosteniendo la pantalla entre las manos de cara a los asistentes -Y es esta:

ladrillo-alita-de-pollo-blog

Continuará…

——————————————————————

Otro relato corto de tintes políticos, económicos y sociales. Siempre tiro por ahí para las pequeñas historias, las largas, que quizás algún dia salgan a la luz, están en las antípodas de estos temas.

He dividido el texto en dos partes porque si no la historia se alargaba demasiado, además de que lo realmente interesante (y también lo más difícil de digerir) se encuentra en la segunda parte. Espero haber captado vuestra atención con este primer capítulo, y atentos porque en menos de una semana, tendréis la devastadora conclusión de esta historia. Y os enseñaré algo que es probable que nunca antes habíais leído jamás.

Facebooktwittergoogle_plus

6 thoughts on “Érase una vez en Pisitolandia…

  1. Reply Caro chan Mar 19,2014 17:25

    La madre…eres una p****…bellisima persona que le encanta dejarnos con la miel en los labios…Sabiendo lo curiosones que somos!!
    Un anticipo te saco yo aunque tenga que tirar de potro de tortura!!
    wuajajajajajaja (esta es la risa más maléfica que jamás oiste…¡agüita!)

    Bueno confio en que no te tires medio mes para poner la segunda parte…

    Chu!!

    • Reply Alita de pollo Mar 20,2014 9:48

      Ya sabes ahora lo que es un cliffhanger, te he dejado mordiendote las uñas, uajajajaja!

      La segunda parte ya está escrita, pues escribí la historia de un tirón. No tardará mucho en salir, prometido!

  2. Reply Kate Mar 19,2014 17:57

    Jajajaja me espero un desenlace gracioso no sé porqué. Bueno sí, es lo que parece con el ladrillo. Esperando la segunda parte estoy.

    • Reply Alita de pollo Mar 20,2014 9:44

      Ya te digo yo que de gracioso no tiene nada, es más bien triste e indingnante 😉

  3. Reply Eltilti Mar 19,2014 20:15

    Te crees Evole o que? XD Aquí troleando al personal… Saca la segunda parte Attention whore!! 😛

  4. Pingback: El fin del trabajo ←

Leave a Reply