Riqueza real y riqueza virtual 3

Manuel tiene 100 gallinas magníficas, que ponen 100 huevos al día con un valor de 1 euro cada uno. Como tiene unos gastos en su granja equivalentes a 90 huevos, gana al final del día 10 huevos limpios.

Ahora llega un banco y le da a Manuel un préstamo para comprar otras 100 gallinas. De esta forma, pasa a producir 200 huevos al día. Gana 20 huevos, le paga 5 al banco como intereses, y le quedan 15 huevos limpios.

Alejandro , el hijo de Manuel, decide sumar los huevos que ganará en los próximos 40 años (40 años x 365 días x 15 huevos = 219.000 huevos), y constituye un fondo con ellos, Fondo Avícola, que se lo vende a un inversor por 180.000 euros

Un amigo del inversor -dueño de los huevos futuros-, que tiene una aseguradora, convence al inversor de que en caso de baja producción o cualquier contratiempo puede perder buena parte de la inversión, asi que compra el Seguro Financiero Avícola por valor de 180.000 euros más cuotas , que le garantiza su dinero en caso de muerte de las gallinas o de menor producción.

Un broker amigo del asegurador, le dice que para que él no corra con el riesgo de la inseguridad del Fondo Avícola, la aseguradora puede comprar 219.000 Derechos Ovales. Esos Derechos consistirán en que la aseguradora tiene derecho a pedirle al broker el valor de los huevos que las gallinas del hijo de Manuel no pongan, y con ello pagárselos al inversor del hijo de Manuel en el Fondo Avícola.

Las aseguradora no se lo piensa, y compra 219.000 Derechos Ovales. Paga 50.000 euros por ellos.

El bróker se da cuenta de que una vez cobrados los 219.000 Derechos Ovales, ya no va a hacer más negocio, así que convence a 5 amigos para que compren también otros 219.000 Derechos Ovales cada uno sobre las gallinas de Manuel. Pagarán 50.000 euros cada uno por ellos, pero ¿qué ganarán?. Muy sencillo:

– Si las gallinas ponen los 219.000 huevos, no ganan nada. Pierden 50.000 euros.

– Si las gallinas ponen sólo 150.000 huevos, ganarán 69.000 euros, menos 50.000 que les costaron los derechos, 19.000 euros limpios.

De esta forma, pasamos a tener 219.000 x 5 Derechos Ovales sobre gallinas que sólo ponen 219.000 huevos.

Por tanto, hemos creado sobre la economía real de las gallinas: 1 préstamo, 1 Fondo, 1 Seguro financiero, 219.000 Derechos, y 219.000 x 5 Derechos más al margen de las gallinas.

granja-ecologica

En un mundo paralelo e imaginario, al margen de la economía real y productiva, estas gallinas camperas ”valen” millones de euros.

Esta entrada de Diario de la quiebra fue una de las que más me marcó de aquel blog al que era tan asiduo y al que en buena parte le debo lo que en aquella etapa personal descubrí más tarde que tenía un nombre, el efecto Matrix . El blog ahora se ha trasladado a Gente que lucha y desde ahí sigue con sus tareas de divulgación desde puntos de vista sencillos y muy pragmáticos, sin contaminar con juicios personales ni tintes ideológicos. Un blog muy recomendable y al que agradezco a su autor, Jesús Arroyo, su dedicación y su gran sentido común.

Pese a que tiene 3 años de antiguedad el post, todavía hoy lo recuerdo y os lo he traido aquí, pues es un texto con el que se sacan muchas lecciones:

  1. Estos instrumentos financieros que véis allí arriba son reales, y explican cómo un mero intermediario que no aporta ningún valor añadido a la cadena de producción puede provocar hambrunas en poblaciones enteras. o cómo se puede ganar dinero apostando contra una compañia y sin tener la propiedad de las acciones de la misma, es decir, ganar dinero haciendo que otros pierdan.
  2. El monstruo en el que se ha convertido el mundo financiero, un parásito que devora la economía real, la nuestra, la que nos da de comer.
  3. Por qué este modelo de desarrollo es tan alentado desde todos los frentes, desde los círculos de altos empresarios, los discursos políticos, hasta los medios de comunicación
  4. Explica de dónde salen esos sueldos escandalosos, esos bonus aberrantes y por qué todos hacen la vista gorda ante el crecimiento infinito que nos está hundiendo cada vez más en el callejón sin salida.

Y la más importante de todas, la que quería compartir hoy y que no se aplica sólo al campo de la economía. Es una lección que puedes ver en cada uno de los aspectos de tu vida, y trata de cómo medir correctamente  la riqueza.

verdadero valor riqueza alitadepollo.net

¿Acaso es menos ”rico” Jose Mújica, presidente de Uruguay, por vivir en su modesta casa de toda la vida que en la mansión presidencial que le correspondía?  ¿El valor está en el precio del inmueble o en el hecho de tener un hogar digno donde vivir?

Hemos llegado al extremo de darle muchísimo más valor a la abstracta e irreal riqueza del mundo financiero que a la imprescindible para la vida, y auténtica riqueza que supone algo tan básico como los alimentos. Mientras el granjero apenas ganará unos cientos de euros del fruto del verdadero trabajo sin el cual no podríamos vivir, los productos financieros derivados de aquellos bienes tangibles ganaran miles de millones. Y sólo pueden existir porque se han construido sobre los pilares reales del trabajo, de la economía real.

¿Podríamos vivir sin los Derechos Ovales sobre las gallinas de Manuel?
¿Podríamos vivir sin la Aseguradora del Fondo Avícola?
¿Podríamos vivir sin el Fondo Avícola de la granja de Manuel?

Si, si y sí. Todos esos ”valores” no eran antes necesarios ni lo son ahora para hacer una tortilla con la que alimentarnos y vivir, para que la sociedad prospere en base a trabajo.

¿Podríamos vivir sin los huevos de gallina? ¿Podríamos vivir sin los empleados que las crían? ¿Podríamos vivir sin tener media docena de huevos siempre disponibles en el estante de nuestro supermercado? ¿Podriamos vivir sin las empresas de distribución que transportan esos huevos? ¿Podríamos vivir sin los nitratos de las cagarrutas de las gallinas que nutren los abonos de los campos agrícolas? Incluso volviendo a las finanzas ¿Podríamos vivir sin la aseguradora que cubre directamente las pérdidas que pudiera tener la granja de Manuel o el banco que agiliza los pagos entre productores y consumidores?

derivados77

No. No podemos prescindir de los bienes tangibles, físicos y reales que nacen del trabajo sobre la granja y a su alrededor. No podemos prescindir de la economía real, de todo aquello que podemos construir, crear o cultivar y convertirlo en algo real y físico que cubra nuestras necesidades, sin todo aquello que nace del fruto del trabajo, energía transformada.

”Todo necio confunde valor y precio”‘ Antonio Machado

Una de las muchas anécdotas que se dió en la Guerra Civil Española fue que el bando franquista, a medida que avanzaba por las zonas republicanas, vieron situaciones tan extrañas como casas de pueblo devastadas sin casi nada para comer en las que tenían pianos, candelabros, objetos de lujo…y es que a medida que avanzaba un bando, la moneda del bando derrotado perdía todo su valor. Asi que muchos optaron por comprar cualquier objeto físico que siempre tendrá un valor intrínseco, mientras que por muchos millones de pesetas republicanas que tengas, no te servirían de nada en un país con pesetas franquistas.

Las divisas son riqueza virtual con un valor abstracto, basado en la mayor o menor confianza que se tenga en ella, mientras que cualquier bien material tiene un valor intrínseco e inmutable, convertible a una o varias riquezas virtuales con valor abstracto o incluso otros bienes materiales. Siempre valdrá algo.

Todos esos castillos en el aire que se han creado de la nada en un mundo financiero que no representa ningún valor ni riqueza real, que sólo se sostienen en base a una ilusión y que no aportan ni sostienen el valor REAL de la granja de Manuel, se sostienen única y exclusivamente, tal y como ocurrió con las pesetas republicanas, en base a la confianza en que ”eso” vale ”algo”. Unos y ceros sustentados por dinero que no nace del trabajo, sino de bancos que inyectan monstruosas cantidades de dinero imaginario que nada más salir al ”mercado” se convierte en una deuda que hay que pagar ¿cómo? Con esos unos y ceros, con dinero, apoyados en una economía real y productiva mil veces menor que el valor bursátil que la parasita…

que son credit default swaps - alita de pollo net

¿Veis ese monstruo financiero de la izquierda que supera a todos? Entre muchas de sus ”virtudes” es que no hace falta ser titular del instrumento de inversión sobre el que aseguran para poseerlo, y que  se pueden vender ad infinitum entre inversores. En 2008, su montante ascendía a 65 trillones de dólares, el 135% del PIB mundial

 

La obsesion cuantitativa

Esta forma de medir el valor de los bienes se extiende a muchas otras facetas de nuestra vida. Tendemos a extender esa cuantificación a prácticamente todo, sin darnos cuenta de que lo realmente importante no es la cantidad. No todo lo valioso se mide en números y cantidades. Lo realmente importante se mide en valores cualitativos, de calidad.

Pongamos por ejemplo, cuando se nos presenta una pareja con una relación amorosa, consideramos el éxito de la relación en base a los años que llevan juntos. Atribuimos la intensidad y la calidad de una relación al tiempo que dura la unión. Se ”monetiza” y se traduce la calidad de una relación en base de los años que ha durado su relación.

Cabe preguntarse ¿y eso mide realmente la calidad de esa pareja? ¿nos demuestra si hay una verdadera intimidad entre ellos? ¿si son realmente felices? ¿nos dice cuantas experiencias han compartido juntos? ¿nos dice si han tenido sentimientos más intensos que, pongamos, una pareja de un par de meses? ¿de que nos sirven tantos años de relación si en buena parte de esos años el único vínculo entre los dos ha sido el conformismo, inercia o compromisos hipotecarios? ¿cuantos de esos años han estado llenos de vacío y rutina? ¿Es mejor una relación de ocho años que una de dos años repleta de experiencias e intensidad?

precio pagas valor recibes

¿Acaso el precio que pagas en una relación (tiempo, energía mental y física) se corresponde con el valor (experiencias, ideas, sentimientos) que recibes de ella? ¿se puede obtener un alto valor con muy bajo precio? ¿y al revés?

Otro ejemplo. Imaginaros que os digo que se ha reducido el paro en España, y de repente 2 millones de personas ya son trabajadores activos con empleo y sueldo ¡Aleluya! ¡Se acabó la crishish! ¡Abrid el champán! ¡Se disparará el consumo interno y volveremos a los tiempos de vino y rosas, a la Champions League de la Economía! ¡Ríos de flujos financieros vienen de todo el mundo a invertir en el milagro español!

¿Y si resultara que el sueldo medio de esos 2 millones de trabajadores es de 300 euros? ¿Y si descubriérais que el 95% de esos contratos son temporales de 6 meses, a jornada completa y sin cotizar? ¿a que ya no es tan valioso ese dato numérico de que ha bajado el desempleo? ¿A que todo ese valor cuantitativo deja de tener significado cuando la calidad de lo que se mide es una auténtica basura?

pocero-como-referente

¿Os acordáis de los tiempos pre-burbuja inombiliaria? ¿Acaso todo aquello no nos enseñó que lo importante no es ser rico, sino cómo te has hecho rico?

 La verdadera riqueza no es algo convertible a una tabla de Excel, es todo aquello que se puede ver, tocar o sentir, todo aquello que es real, todo aquello que es valioso por si mismo. Todo lo que nazca de energía, ya sea un combustible fósil o el ingenio humano. Todo ese valor abstracto que no nace de verdadero trabajo y que no se sustenta en ningún bien real, todo ese humo, esa ilusión, no vale lo que vale, por muchos ceros que lo acompañen. Si vale eso es porque nos lo hemos creido, y el día que desaparezca esa confianza,  ese valor abstracto se evaporará, tarde o temprano.

Y todo aquello que se considera bueno por abundante, o por numeroso, por cuantioso, no es necesariamente valioso. No sirve de nada ser la 4ª potencia en producto interior bruto si tienes a gente literalmente muriéndose por tus calles. No sirve de nada que tu empresa valga más que un pais entero si está enteramente basada en números en un ordenador y que encima al desaparecer destruyen la economía real y productiva. La verdadera riqueza no es algo medible con valores abstractos. Y cómo cambiaría todo si pusieramos como centro de nuestras vidas y nuestro desarrollo, el valor, y no el precio.

 

 

Facebooktwittergoogle_plus

3 thoughts on “Riqueza real y riqueza virtual

  1. Reply Marta Nov 21,2014 0:11

    Muy buena reflexión. Es difícil mantener esta idea en mente cuando, como mencionas, el bombardeo sobre lo contrario al que estamos expuestos es tan masivo y constante (a veces muy sutilmente), mucha gente pierde esta idea totalmente, especialmente aquellos que viven en base a dicha economía financiera. Es un buen ejercicio recordar donde está y donde se origina el auténtico valor, nunca sabes cuando te puedes arrepentir de haberlo descuidado.

  2. Pingback: Riqueza real y riqueza virtual

  3. Pingback: El país sin PIB -

Leave a Reply