Cuanto peor, mejor – El crecimiento postraumático 4

Si hay algo que me gusta de mi trabajo es la cantidad de gente que puedes llegar a conocer, y muchos de ellos tienen detrás de sí una historia de las que te sacude completamente del ensimismamiento que sólo nos da para ver nuestros problemas y poco más.

Una de esas historias que más me impactó fue la del director de una empresa farmacéutica de Nueva Zelanda que se dedicaba, entre otros negocios, a la importación de vacunas y otros remedios que no estuvieran financiados o cubiertos por la Seguridad Social de su país, para asegurarse de que, si alguien caía enfermo por una enfermedad no cubierta, existiera una posibilidad de salvarse. Tras la reunión, durante la comida, se me ocurrió preguntarle qué le habia motivado a un negocio tan arriesgado. Su respuesta era lo último que me esperaba.

Hace aproximadamente unos 6 años, su hijo de 22 años había muerto por una meningitis mortal que no habia sido correctamente diagnosticada. Tras mucho tiempo, energía y dinero de pleitos contra las administraciones sanitarias, depresión, pensamientos suicidas y todo tipo de formas de expresión de una espiral autodestructiva, se dio cuenta de que todo aquel dolor y tristeza no le conducían a ninguna parte. Cogió toda esa motivación que habia empleado en buscar culpables y la dedicó enteramente a construir algo con lo que evitar que se repitieran casos similares. Además de conseguir finalmente una declaración de las autoridades sanitarias reconociendo su error, hizo que revisaran internamente sus protocolos de actuación para detectar estos errores.

No sólo hizo que el sistema sanitario neozelandés se replanteara sus propios modelos, sino que este hombre fundó su propia compañía con la que comercializar, entre otras, la vacuna contra la Meningitis C que habría salvado la vida de su hijo, tanto en Nueva Zelanda como en otras partes del mundo, y que hoy permite salvar esas vidas que anteriormente se habrían perdido, como las de su hijo. 

hana-kanjaa

Sin ser ningún seguidor de su página, siempre pongo como ejemplo un caso muy paradigmático en el mundo blogger de Hana Kanjaa, que tuvo una experiencia extremadamente cercana a la muerte y que la removió de arriba a abajo, siendo ahora una de las blogueras más conocidas. En este enlace puedes leer lo que ocurrió aquel dia, que te aseguro que te dejará sin alient

Este impactante caso resultó ser uno de tantos ejemplos de lo que se conoce como crecimiento postraumático, que se entiende como el ”cambio positivo que un individuo experimenta como resultado del proceso de lucha que emprende a partir de la vivencia de un suceso traumático”. Numerosos estudios recientes están reinterpretando los traumas como una de las muchas situaciones en las que el ser humano es capaz, no sólo de adaptarse, sino de dar una respuesta beneficiosa para el propio individuo que , no se habría desencadenado de otra forma si no fuera a partir de este suceso traumático.

Quizás este ejemplo que veréis a continuación en un breve video de 3 minutos sea el más drástico que pueda exponerse, y no es desde luego un escenario deseable. Por otra parte, es exactamente a lo que me refiero con este post.

Espero de corazón que nunca tengáis que pasar por un trauma tan grande como aquellos que han motivado a muchas personas a realizar cambios tan trascendentales en sus vidas y que han sido indudablemente para mejor.

Lo único que espero es que, si os ocurre, y tras haber digerido sin reprimir todas esas emociones; podáis reconocer y sacar fuerzas para convertir todo ese malestar en algo de lo que os podáis sentir satisfechos.

Facebooktwittergoogle_plus

4 thoughts on “Cuanto peor, mejor – El crecimiento postraumático

  1. Reply Miguel Nov 14,2016 12:08

    Otro video demoledor de nuestro amigo Pablo de Bikecanine

    https://www.youtube.com/watch?v=b769NPDjJ8Q

  2. Reply Juan Núñez Nov 15,2016 15:59

    ASí es, tal y como lo describes, y no por desgracia, sino por naturaleza, la naturaleza humana y su modo de funcionar.

    Todos los acontecimientos son neutros, somos nosotros los que los juzgamos y etiquetamos como buenos o malos, positivos o negativos. Naturaleza humana también, social en este caso.

    Luego también tenemos lo famosos sesgos que todos aplicamos en multitud de ámbitos, todo depende de dónde ponemos nuestra atención.

    Por mi trabajo yo también conozco bastantes casos de personas que han pasado por sucesos traumáticos y que no han acabado ‘bien’, es decir, que ni han sufrido un punto de inflexión ni emprendido ninguna cruzada sino que al contrario, han acabado muertos o en la cárcel.

    Lo dicho…

    Naturaleza humana, sin más.

    • Reply Alita de pollo Nov 17,2016 21:54

      ”El problema no es el problema, sino tu actitud ante el problema” Gran frase del ilustre Jack Sparrow que resume lo que acabas de decir…

      Efectivamente, todos los acontecimientos que nos ocurren, sencillamente, ocurren; y no nos queda otra que aceptarlos tal y como vienen, nos gusten…o no. Este paso ahorra mucho sufrimiento.

      Nos vemos pronto 😉

Leave a Reply