Las barreras de la comunicación

Antes de acabar el año tuve el placer de ver una de esas recomendaciones cinematográficas que tenía pendiente desde hace tiempo. Mi envase favorito con el que envolver eficaces metáforas que hablan de todas aquellas ideas existenciales relacionadas con el ser humano: la ciencia ficción.

‘La llegada’ es la bellísima y emocionante película de Denis Vileneuve que esperaba, y que habla precisamente de uno de los temas que más me ha rondado la cabeza este año, y es de una importancia tan vital como la que se intenta transmitir durante el metraje.

Los límites de la comunicación

El spoiler está en texto blanco, para leerlo, situar el cursor del ratón por encima. Para los que no hayan visto la película, el resto del artículo puede entenderse sin haberlo leido.

SPOILER Durante la película, se suceden toda una serie de malentendidos que llevan a una escalada de violencia hacia los ”visitantes”, y no es hasta que la protagonista se vuelca a entender en profundidad a los alienígenas que no se detiene el conflicto que podía haber echado a perder la ocasión de descubrir lo que querían transmitir, una información que cambia el futuro de la humanidad FIN SPOILER

Aunque haya quien crea que el mensaje de la película se limita a pedir que la humanidad colabore entre si, la esencia va más allá, y habla de cómo si nos esforzamos por entendernos, podemos, literalmente, cambiar la forma de percibir la realidad, tal y como mencionan durante la historia citando una teoría real que defiende esto mismo, la Hipótesis Sapir-Whorf

arrival-la-llegada- adslzone.net

Si no tuviéramos una palabra para decir “amor”, ¿podríamos sentirlo? ¿Si no tuviéramos un nombre para el color verde, lo veríamos distinto? Recomiendo este enlace a quien quiera profundizar en esta interesantísima teoría.

Hay tantas variables durante la comunicación que son tan difíciles de mantener en armonía, que los malentendidos, los conflictos y las rupturas; a veces insalvables, se disparan por esta causa. Y es precisamente el saber comunicarnos de forma corriente, abierta y afinada, lo último que nos permite acercarnos o alejarnos de aquello que necesitamos: deseos, acuerdos, personas….

Para ello sólo contamos con una herramienta algo imperfecta como es el lenguaje, y el hecho de que se puede convertir en un regalo o en un arma es lo que hace imprescindible saber utilizarla correctamente

Obstáculos para la comunicación

El lenguaje fue la forma que inventamos los humanos hace tiempo para sacar las ideas y sensaciones que rondaban por nuestra mente y entendernos con otros humanos de otras formas que son aún más imperfectas, como los gestos o el lenguaje corporal.

El proceso de convertir un pensamiento en un mensaje que sea fácil de comprender para el resto está lleno de impedimentos en sus 3 canales:

– Mensaje (dobles sentidos, mensajes incompletos, mal expresados, insinuaciones…)

– Emisor (falta de expresión, suposiciones, estados emocionales…)

– Receptor (poca atención en el mensaje, falta de comprensión, prejuicios, suposiciones, estados emocionales…)

perdia-del-mensaje

Son las barreras humanas, personales y cognitivas las más difíciles de controlar y es por ello que voy a centrarme en ellas. Veréis que son barreras que os podéis encontrar todos los días durante alguna interacción con alguien, ya sea en vosotros mismos o en el receptor de vuestro mensaje:

  Personales

1º) Dogmáticos. Aquellas personas que, más que hablar, juzgan y exigen. Para estas personas, partiendo de sus propios y rectilíneos principios, verán como equivocados o “anormales” todos aquellos argumentos que no coinciden con su manera de pensar. Representa un pensamiento fundamentalista y propio de personas analíticas.

2º) Conducta pasiva. Esta persona intenta por todos los medios que no se produzca un conflicto o/y evita pasar un mal momento, evitando expresar sus sentimientos u opiniones. Callan por miedo a herir,  exponerse, o desatar un conflicto. Se moldearán a los deseos y opiniones de los demás con tal de no sentir malestar.

3º) Orgullosos. Parecido al dogmático pero desde un punto de vista más emocional. Personas con esta actitud muestran una confianza desproporcionada sobre su juicio o propias capacidades, y se resisten a mostrar cualquier signo de debilidad o a ceder en sus discusiones. Anteponen la prevalencia de sus ideas a la comprensión mutua.

  Cognitivas

  1. El lugar o momento elegido: Iniciar una conversación importante con alguien cansado, preocupado o alterado por un tema anterior, predispondrá de forma inconsciente al mensaje.
  2. Los estados emocionales.  ¿Cuántas veces hemos reaccionado de una forma inusual al estar alterados ante mensajes que en otras circunstancias no nos afectarían? Dicho de otra forma ¿cuanto puede costar transmitir un mensaje a alguien calmado frente a alguien enfadado?
  3. No escuchar activamente. Si el interlocutor percibe que no le estamos escuchando, obstaculizaremos la comunicación , ya que puede hacer pensar al otro que lo que nos comunica carece de importancia, con lo que el tono del mensaje o incluso el mismo contenido podría variar de manera sustancial.
  4. No empatizar o no ser capaces de ponernos en el lugar del interlocutor hace que el mensaje no nos llegue adecuadamente.
  5. La falta de preguntas abiertas o específicas detiene, igualmente, el mensaje que deseamos conseguir reemplazándolo por otro que en realidad no hemos solicitado. Por ello, debemos esforzarnos en preguntar de manera clara y sin rodeos lo que deseamos conocer.
  6. Pretender imponer las cosas. Un mensaje o condición impuesta, por bien intencionada que sea, siempre crea resistencia. Es importante preguntar a nuestro interlocutor su opinión sobre la propuesta. La razón de esto es que todo tiene un motivo, que si logramos entender y/o hacer entender, se abrirá a la comunicación.
  7. No expresar claramente nuestros deseos u opiniones frena la comunicación ya que nuestro interlocutor no nos responde al no saber qué es lo que debe responder.
  8. Emitir mensajes de manera incontrolada pone a la defensiva a nuestro interlocutor y hace perder el foco de la discusión.
  9. La no aceptación de críticas, ni siquiera parcialmente, es un elemento que frena la comunicación. No somos perfectos y, aunque tenemos cualidades, la percepción de que somos honestos con nuestro interlocutor se acentúa si somos capaces de reconocer nuestras limitaciones, y ayuda la aceptación de autocrítica de la otra parte.
  10. Cuando no nos adaptamos al interlocutor. Tenemos que dirigirnos a cada persona en función de sus intereses, formación, etc.
  11. Cuando no elogiamos lo adecuado del interlocutor nos estamos cerrando a la comunicación. En este sentido, es conveniente fijarnos en los detalles positivos de las cosas que hacen o dicen los otros y comunicárselo a estos para que así vuelvan a repetirse.
  12. No emitir señales de entendimiento. Parafrasear y reafirmar lo que se ha entendido da señal inequívoca al interlocutor de que le hemos entendido.

Y estas son sólo algunas…las suficientes para darnos cuenta de que todos los días podemos encontrarnos y atascarnos en cualquiera de esos puntos.

Por qué es tan importante saber comunicar

Detrás de lo que puede parecer una obviedad, se suelen esconder aquellas verdades tan importantes , que suelen y deben ser repetidas hasta que se interiorizen profundamente. Si hay que darle especial importancia a algo que parece tan básico y que creemos dominar, es porque son las personas que nos importan lo que va a llenar y dar más significado a nuestras vidas. Todas ellas van a dejar una huella más o menos profunda en ti que te va a convertir en lo que eres y lo que serás.

Así que asegúrate de que tienes bien presentes todos estos obstáculos para entender y hacerte entender. Saber detectarlos, esquivarlos y corregirlos….puede salvar tu humanidad.

Fuentes

La llegada (Arrival) y la teoría lingüística (o hipótesis) de Sapir-Whorf

Habilidades interpersonales de comunicación

Diez obstáculos que impiden una buena comunicación

Facebooktwittergoogle_plus

Leave a Reply