La ouija, la mayor leyenda urbana de la historia 7

Así como de Satanás, El diablo,Anticristo, dios del Metal, o como queráis llamarlo se dice que ”su mayor astucia es hacer cree que no existe”, la ouija, para algunos el instrumento del señor anteriormente mencionado, fue hacer creer al mundo que existe. La mayor leyenda urbana de la historia, y por desgracia tremendamente aceptada.

Todo el mundo conoce este ”juego”, todos saben para qué sirve, todos la temen y la respetan, aconsejan a los demás que no la prueben porque es peligrosa….y nadie ha jugado a ella. Me revienta ver la cantidad de gente que le tiene un miedo espantoso a la ouija y están convencidos al ciento por ciento de que es real y peligrosa, pero casualmente estas personas no la han visto más que en películas y oído hablar de ella a través de historias de terceros.

Todos asumieron rápidamente que lo de la teta en el avión de Ana Obregón, el perro y la mermelada de Sorpresa, sorpresa y la niña muerta de la curva no eran más que leyendas urbanas. Entonces ¿ Por qué la ouija, es decir, el portal al mundo de los espíritus que no es más que una superficie con letras y un vaso, si que es creíble? Tiene exactamente el mismo principio que las leyendas urbanas: historias inverosímiles contadas de persona a persona, pero nunca relacionada con la persona que te lo cuenta. ¿Por qué la gente se la cree entonces?

También es gracioso ver como muchas personas que creen en la ouija son ateos o simplemente no creyentes pero la ouija y los espíritus les da mucho miedo. Si según esta gente hay un lugar o lugares en el que residen los espíritus y nos comunicamos con ellos a través de la Ouija ¿ No se dan cuenta de que aceptan la existencia de un cielo, infierno o purgatorio?

Existen varios aspectos que demuestran que la ouija tiene muy pocos argumentos lógicos o racionales que la sustentan: el primero, la forma en que la gente la conoce:  a través de películas, historias de ”un amigo de mi primo dice que”…¿ Conocéis a alguien que os haya contado una experiencia personal con la ouija que recuerde con terror?.

Luego está lo más gracioso de todo: para que el vaso se mueva todo el mundo tiene que poner el dedo encima, si no, ya puedes estar leyendo el mismísimo Necronomicom que el espíritu no tiene poder ni para mover un simple vaso. Por esto muchas veces se ha oído la explicación científica de  la teoría de la acción ideomotriz, es decir, el movimiento del vaso o pieza que sirva de marcador sería movida involuntariamente por pequeñas presiones de los dedos.

Yo sinceramente no creo que sea así porque por mucho que se muevan los dedos involuntariamente dudo que sean capaces de moverse en la dirección correcta para formar una palabra coherente. Lo más probable es que siempre hay alguien que mueve directamente el vaso y los demás simplemente apoyan el dedo.

Y ahora llega el momento. Quizás hayáis leído hasta aquí, negando con la cabeza y haciendoos la gran pregunta: ¿ Tú que haces, Mr.alita de pollo, rajando y desmintiendo con tanta seguridad la Ouija sin haberla probado? ¿No te quejabas precisamente de la gente que la teme sin haber jugado nunca? ¿Cómo puedes desacreditarla estándo en la misma posición que ellos?

Pues precisamente porque yo sí que he jugado a la Ouija, y por eso estoy tan seguro de la gran mentira que es. Espero que este testimonio directo (que, os juro por encima de lo que más quiero, es real) os haga, si no es dejar de creer definitivamente en ella, al menos verla con un poco más de escepticismo:

Ocurrió hace unos cuantos veranos, tendria 14 o 15 años, estaba en un campamento de verano en Benissa, pasando felizmente el mes de agosto allí. Habían dos chicas de unos 16-17 años que eran fervientes defensoras del esoterismo, espíritus y ,por supuesto, la ouija. Ya por aquel entonces no creía en la ouija ni en los espíritus, pero al no haberlo visto en directo, todavía tenía esa pequeña duda, ese ”¿Y si resulta ser verdad?”. Me propusieron jugar (¿cómo lo pueden llamar juego si se supone que están invocando espírirtus?) esa misma noche para que lo viera con mis propios ojos, así que acepté. Más gente se sumó a la quedada, muchos de ellos temerosos de la ouija, pero la curiosidad les podía.

Llegó la noche, pasaron las 12 y los que estabamos en la tienda de campaña nos sentamos alrededor del tablero, bajo la luz de la linterna. Rocío y Natalia, creo que así se llamaban las esotéricas, sacaron un vaso afanado de la cocina y lo pusieron en el tablero, que era una hoja de papel sobre una tabla de madera. Se pusieron unos cuantos en el círculo, con los dedos sobre el vaso. En esos momentos, como todos los allí presentes (menos las dos chicas seguramente) el corazón me iba a mil por hora, y sabiendo la experiencia que iba (o creía que iba) a vivir en ese momento, estaba entre giñado y emocionado.

Aún así, los dos más escépticos de la tienda eramos yo y un chaval de 11 años, precisamente el más pequeño de la tienda de campaña, y el escepticismo mo me abandonó a pesar del momento que estabamos viviendo. Le pregunté a las chicas por qué había que poner los dedos encima del vaso, que si nó se podía mover solo. La excusa fue, textualmente, que ”el espiritu necesita canalizar su energía a través de nosotros”. Estaba claro que no ibamos a ver nada paranormal para reforzar la veracidad de la Ouija.

Tras unas frases de invocación que no recuerdo, aquello se empezó a mover. Los movimientos del vaso no tenían nada de asombroso, como si alguien lo moviera y los demás se limitaban a seguirle. Las chicas habían insistido en que solo había que apoyar el dedo, nada de hacer fuerza… Según las preguntas que fueron haciendole a las chicas que movían el vaso el espíritu, resultó ser un hombre del siglo XIX. Las chicas aprovecharon para preguntarle que habían sido en vidas anteriores ( si, de repente mezclaron la reencarnación, asi porque sí) y el descojone fue inevitable: las dos habían sido brujas que fueron condenadas a morir en la hoguera. Que casualidad ¿eh? Ni se molestaron en soltar algo discreto no, por todo lo alto, llevaban teniendo poderes sobrenaturales desde el siglo XIX. También que casualidad, el primer espiritu que se encuentran ¡va y les conoce! Se nota que antes el mundo estaba mucho menos poblado que hoy en día…

En ese momento, visto que aquello era un cachondeo, el chaval de 11 años y yo les dijimos que sí podíamos meternos en el círculo. Le preguntaron al ”espíritu” y evidentemente dijo que no. Cuando pregunté por qué, las chicas no le dejaron hablar al supuesto señor del siglo pasado, simplemente nos dijeron que ”no teníamos fe”. Me parece que me oyeron cuando le dije a mi amigo ”cuando nos metamos haz fuerza hacia abajo con el dedo, ya verás lo que pasa”.

Pero no hizo falta que me metiera en el círculo para desmontar la pantomima que había ahi montada. Después de mi intento de meterme, cuando ya estaban entrevistando a otro espíritu, ¡el vaso se les volcó!, y las chicas en seguida lo pusieron en su sitio gritando histéricas ”¡os he dicho que no hagáis fuerza con los dedos!”.

Lo triste es que, a pesar de esto, cuando acabamos la sesión, muchos de los participantes seguían creyendo que aquello había sido real. Y además ocurrió una casualidad que a mi me pareció tremendamente divertida, pero muchos la utilizaron para auto-convencerse de la presencia de espíritus. Para que veáis que, aunque era evidente que no había ocurrido nada paranormal, hay quien se niega a ver la verdad.

A mitad de la sesión de espiritismo ( no al comienzo cuando el ”espíritu” hizo acto de presencia, que eso si que habría sido acojonante de verdad), los perros del campamento se pusieron a ladrar como locos, y en la tienda de al lado, que sabían que estabamos jugando a la ouija y donde iban a dormir esa noche los que no querían participar, se pusieron a gritar como si se les hubiera aparecido la Muerte en la tienda. Nos metimos en seguida en las camas a hacernos los dormidos y bajaron los monitores alarmados preguntando que pasaba. Cuando se fueron volvímos al tablero porque, según las chicas, el espíritu seguía suelto en nuestra dimensión.

Después de aquella sesión, nadie sufrió ninguna posesión extraña, nadie murió en extrañas circunstancias durante el campamento y, a día de hoy y que yo sepa, ninguno de los que estuvimos allí hemos muerto o acabado en un psiquiátrico encerrados en una habitación susurrando ”no puedo dormir, el señor del siglo XIX me come”.

Por favor os lo pido, si no ha sido suficiente esta entrada para convenceros, no perdáis la oportunidad de participar en una sesión de Ouija y ver con vuestros propios ojos la gran mentira que es. Sugerir de paso que se haga la sesión sin poner los dedos encima, a ver que excusa os dan esta vez para que si que tengáis que ponerlos.

Share

7 thoughts on “La ouija, la mayor leyenda urbana de la historia

  1. Reply Marta sep 3,2009 10:47

    jajajajajaja! Me sigue dando miedo la verdad, pero la historia es muy graciosa y huele a chamusquina. Si me entero de alguien que haya jugado te contaré.

  2. Reply Phantomas sep 13,2009 23:27

    Totalmente de acuerdo en que la ouija es una farsa, pero mi experiencia fué mucha más reveladora que la tuya. Cuando yo contaba con 14/15 años (debe ser la edad tonta, jaja) hice la ouija con un amigo intimo, solo los dos. Hicimos la ouija en un folio y usamos una moneda en vez de un vaso. Pues bien, tras un proceso inicial de concentración en el que tienes que visualizar como un pequeño agujero negro entre un fondo blanco se hace más y más grande hasta que entras en el, empezó a moverse la moneda. Lo curioso es que en este caso eramos dos y ningno la estabamos moviendo de manera consciente. Empezamos a hablar con algunos espiritus y resulto que uno de ellos era el abuelo de mi amigo. Al hacerle este una pregunta sobre el color de una manguera que usaban para regar en el pueblo el jardín, de la cual yo desconocía la respuesta, la moneda contesto correctamente “verde´´ Mi amigo se emocionó y yo en verdad no movi la moneda. Hicimos más tarde la prueba con un familiar mio fallecido, y el resultado fué el mismo. Mi amigo no conocía la respuesta y sin yo mover la moneda esta contestaba correctamente preguntas íntimas. Realmente no estabamos asustados, más bien entusiasmados. Pero eramos bastante inteligentes y nos preguntamos, ya terminada la sesión de espiritísmo, si podría ser que la moneda la moviesen nuestro subconsciente de manera involuntaria (lo cual por otra parte resulta sorprendente de por sí). Así que nuestra prueba fué repetir la sesión con preguntas de las cuales ninguno de los dos supieramos las respuestas pero que pudieramos averiguarlas preguntando a nuestros padres o mirando una foto… y al hacer esto el resultado fué nefasto, jajaja. Ninguna de las respuestas que nos dieron nuestro presuntos familiares muertos acertaron. La conclusión era obvia, la moneda o vaso o lo que se use se desplaza por nuestro subconsciente y todas esas personas que dicen haber vivido sucesos extraños después de una sesión seguramente allá sido por autosugestión pura y dura. Nosotros al descubrir esto recuerdo que orinamos el folio donde hicimos la ouija y más tarde hicimos una invocando a satanás y mirad, no nos ha pasado nada!! Un saludo a todos y haced la ouija si os apetece, puede ser divertido!

  3. Reply dato000 nov 1,2010 17:44

    soy el fantasma de los chistes urbanos, vengador de los pobres espiritus de los que se burlaron con escepticismo, y los voy colgar de las pelotas por no creer en mi, yo llami a papi satan para que les jalen las patas a uds escepticos con conciencia e intelectuales que no caen en nada…

    buen cuento viejo, el de phantomas tambien me hizo reir…

    lo raro es que conozco gente que asegura y jura que la oujia es real, pero cuando les propongo “Jugar” se parten del supuesto miedo. Supongo que tendre que ir con un mago (no saben donde vive Constantine??) para probar.

    como dije antes, muy buen cuento.

  4. Pingback: Como desmentir la telepatía en 3 minutos | Alita de pollo

  5. Reply Joe nov 27,2011 22:54

    Siento contradeciros, escépticos recalcitrantes, pero yo hice la ouija cuando era un chavalillo de 13 ó 14 años; y aunque no me contestó nadie en el tablero, la tele del salón y la radio de la cocina se encendieron solas (estaba solo en casa)… ¡¡Me fui corriendo a la calle y no volví hasta que llegaron mis padres!! No seáis cerrados a todo lo “misterioso” sólo porque sí, que cuando el río suena agua lleva :)

  6. Reply admin nov 28,2011 0:08

    Y la mejor explicacion que se te ocurrio para eso es que fueron espiritus quienes lo hicieron??? Braaaavo xD

  7. Reply Ann nov 14,2013 16:54

    No creo en Dios y no por eso no tengo por qué no creer en los espíritus.
    Puedo creer en los espíritus y no creer en un Dios. Si creo en lo de que hay vida o algo después de la muerte. No creo en el cielo ni en el infierno. Simplemente pienso que los espíritus están en la Tierra, en sus antiguas casas o lo que sea.

Leave a Reply