Toulouse: manual de instrucciones 3

Semana y media ya en La ville rose .  Ya parece que le voy cogiendo el tranquillo a esto y ya puedo más o menos “predecir” lo que deparará el dia. Digo predecir porque si algo tienen los días aqui es que ninguno se parece al anterior, aunque si que es verdad que, como toda ecuación matemática, tiene algunas constantes invariables que por lo menos te permite saber en que día estas.

En Toulouse hay dos tipos de mañanas (matins): las de noche anterior en la que has salido, y noche anterior en la que has salido y tienes clase por la mañana. En el primer caso puedes dormir a rienda suelta, pero no demasiado tarde ya que a las 11 de la mañana liberan al terror de los pasillos, los Nazgul de la residencia: las señoras de la limpieza. Existe una clara jeraquía en la residencia: las señoras de la limpieza arriba y todos los demás abajo. Las limpiadoras son la ley, su autoridad es absolutamente incuestionable, la bulla que arman en el pasillo es comparable a un grupo de hooligans en un Arsenal-Chelsea.

Si te dicen que no te puedes duchar, no te ducharás, si te dicen que no vayas al baño que estan fregando, te cagarás en los pantalones. Si te dicen que ruedes por el suelo, rodarás como una croqueta, si te dicen que mañana limpian tu cuarto, más te vale estar fuera a esa hora, ya que entrarán y fregarán el suelo estes dormido, muerto, asuente o presente. Para que veáis hasta que punto son las amas de la residencia, tienen el control del mercado negro de neveras y hornillos de habitaciones, que en nuestra resi no hay y se las puedes comprar a ellas a 50 u 80 euros. Don Vito Corleone empezó asi seguro.

Si tienes clase por la mañana, preparate para sentir en tus carnes el sufrimiento inhumano del madrugón de mil pares de cojones. Esta gente desalmada suelen poner clases teóricas a las 8 de la mañana, lo que supone levantarse, como muy tarde, a las 7:30. Para alguien que “madrugar” significaba levantarse a las 9 de la mañana, supone un trastorno importante. Solo pensar en los que no viven al lado de la facultad me entran escalofríos. Y no os creáis que la gente toma la salida fácil de no ir a clase no, hay más gente en clase por las mañanas que por las tardes, no me preguntéis por qué.

Después de las clases o la sobada de turno, viene el momento que más al límite pone mi limitada paciencia, que la estoy ejercitando a base de bien estos días: la hora de la comida. Aqui se come a las 12, y como esta gente son más secos que un estropajo, no tienen la bonita costumbre española de dejar la cafetería abierta toda la jornada laboral, los comedores solo se abren para comer, de 12 a 1:30, por lo que cuando llegan esas horas en el campus se produce una avalancha de gente que no había visto ni cuando abren las puertas del FIB para ver a Oasis.

Conclusión, imaginaros toda la universidad politécnica comiendo en el mismo restaurante y en la misma franja horaria ¿que pasaría? Colas de 20 minutos Los franceses no son tan organizados como podría parecer. Que además las colas tienen una curiosa característica: tienes que jugartelo todo a una carta. Hay 3 secciones, pastas, plato del dia y carnes y una vez te has metido en una cola ya no puedes salir de ella, y como no pone a la entrada lo que hay para comer, pues te la juegas cada vez que vas al comedor.

Por si te has quedado con más ganas de seguir esperando para llenarte la bandeja, a veces tienes que esperar otra vez para conseguir sitio (logicamente estan todas las mesas ocupadas) e incluso, ojo al dato, para irte, porque tienes que dejar las bandejas en una cinta transportadora que a veces se detiene de lo saturada que va. A paciencia no les gana nadie.

Pasada la estresante hora de la comida, llega el aprés-midi, que abarca desde las 14:00 hasta las 19:00, que se ocupan en ir a clase, a prácticas, lavar la ropa, seguir sobando, ir al centro a comprar artículos de necesidad o de cervezitas a una cafetería. Ayer por ejemplo fui a Carrefour a hacer una típica compra de estudiante Erasmus: objetos que toda casa normal tiene, como ladrones para enchufes o perchas; mierda para picotear entre horas, como galletas o zumo; y cervezas. Por aquí también se lleva el típico vino barato y peleón, aunque todavía no me he acostumbrado a él.

A las 7-7:30 se repite el insufrible ritual de la comida, aunque a menor escala ya que muchos se vuelven a sus casas, y comienza oficialmente la soir, periodo que abarca desde la hora de la cena hasta las 12 de la noche y sin duda el momento más impredecible del día. La única constante la tenemos el lunes, dia en el que se va al Café populaire, un pub que tiene una oferta de 13 euros 13 birras, por lo que se entiende que se pete de gente hasta los topes.

El resto de las soirées de la semana varian muchisimo, solemos empezar todos los españoles y otros Erasmus en el botellódromo (unas gradas al aire libre en mitad del campus) y luego se decide donde ir. Los jueves suele ser a unas discotecas más o menos cercanas al campus que tienen autobuses regulares para ir y volver, y los viernes y sabados lo que se tercia es hacer picnic en el rio Garone, o dicho de otra forma, lo mismo que en el botellódromo pero en una zona de césped muy céntrica y agradable, desde la que después se puede ir a cualquier pub o discoteca de la ciudad.

Pero como ya he dicho al principio los días son impredecibles en Toulouse,y ayer noche por ejemplo con la excusa del cumpleaños de una de las erasmuseras españolas, acabamos,en este orden, saltando a la comba, jugando al juego del pañuelo y tocando y bailando batucada con unos tubos de metal de una obra cercana.

En fin, que excusarme si no publico muy a menudo, pero es que ni siquiera yo sé si voy a tener tiempo ese día. Antes de irme, si os fijáis he añadido un nuevo enlace en la parte derecha de la web titulado Erasmusera en Estambul, es un blog de una amiga que se ha ido de erasmus a la ciudad mencionada, os recomiendo que le echéis un vistazo porque es sin duda un relato curioso y diferente del típico año Erasmus al que estamos acostumbrados.

Share

3 thoughts on “Toulouse: manual de instrucciones

  1. Reply Marta oct 8, 2009 20:08

    Por lo que veo cada día en Toulouse es una auténtica pesadilla: mafiosas en los pasillos de la resi, te la juegas cada vez que vas a alimentarte, noches impredecibles… Yo no se que hacen que aún no os han dado pistolas! Jajajaja es muy buena la entrada, y por mucho que intentes que aquello parezca la guerra nos sigues dando envidia

  2. Reply Jaume oct 8, 2009 20:16

    jajjajaja putos gabachos que gena dan, al final amaras España tio! xD lo del mercado negro de las neveras es la ostia men xDDD dan ganas de acuchillarlas…pero claro, luego te vienen todas en manada a pegarte por la calle jajajjaja

    el tema de peña nativa como esta? la misma mierda de calaña que paris? y el tema musica de pubs y discotecas? igual que españa??

    un saludo men, y animo por las mañanas y el comedor.

    y no vayas tanto a clase!

  3. Reply Mother oct 8, 2009 20:32

    pobret al menos a mi me servian la bazofia del colego mayor y siempre tenia donde sentarme
    lo de la noche se puede solucionar ,lo dela señora de la limpieza no: es la jefa

Leave a Reply