Por una piña colada 4

Por una piña colada
Antes de lanzarlo a la celda con el resto de reclusos, el guarda se aseguró de dejar caer a un nivel de voz lo bastante audible como para que escucharan al ”maricón comunista” que acababa de dejar ahí dentro. Esas dos palabras eran más que suficientes para conseguir que una pandilla de auténticos delincuentes sin ...

Érase una vez en Pisitolandia (2ª parte) 6

Érase una vez en Pisitolandia (2ª parte)
  Continuación de la historia ”Érase una vez en Pisitolandia…” ———————————————– Tras un largo silencio acompañado de miradas de incredulidad, Luis rompe a hablar -¿Un ladrillo? ¿Que clase de broma es esta, por el amor de Dios? Mariano se levantó, para transmitirle más firmeza a lo que quería decir: Hablo de la vivienda, de cómo ...

Érase una vez en Pisitolandia… 6

Érase una vez en Pisitolandia...
19 de marzo de 2014 Madrid, capital de Pisitolandia. Otra noche más, el presidente de España regresaba a su casa orgulloso por la jornada de hoy. Asesorado por su nutrido grupo de consejeros , todo fieles conocidos elegidos por el partido, apenas había tenido que hacer nada aparte de leer el discurso que le habían ...

¿Que harías si…? 26

Como todos los días entre semana a las 8:40 de la mañana, ocupó su asiento en el autobús municipal que le llevaba al trabajo. Siempre que le era posible se sentaba de espaldas al conductor, ese asiento en el que la mayoría de pasajeros decía que se mareaba, por eso casi siempre encontraba esos sitios ...

Cómo destruir el sistema financiero español 1

 Si ya en la entrada anterior encontrabamos útiles consejos para sobrevivir a situaciones extremas, hoy ha llegado a mí una pequeña historia que cumpliría totalmente el propósito del título si llegara a ocurrir. Y lo interesante y a la vez aterrador del asunto es que es una histora perfectamente real y que dados los aconetcimientos ...

Policia del karma, arréstelos a todos 8

La vida estaba siendo muy cruel con José Martinez López. Pese a lo duro que trabajaba en su taller de llaves y reparación de calzado, sin defraudar a Hacienda, cuidando de su mujer y sus dos hijos ( uno de ellos con parálisis cerebral), colaborando con ONGs y otras causas; una malísima racha se había ...

Versos lipídicos 2

Madrid, 24 de abril de 1621. En la abarrotada taberna Ballesteros de la calle Mayor, nuestros protagonistas comparten mesa, hogaza de pan y vino: El Capitán Diego Almatriste, curtido en cien batallas, acompañado de su apadrinado, Iñigo Balaboa y el cascarrabias político y escritor Don Francisco de Quepedo, viejo amigo del capitán.

¿No sientes la belleza de la destrucción de las palabras? (IV) 2

(Hace la rehostia que no actualizo el relato, lo siento mucho. Ya os dije que esto sería más difícil que un parto. Para los que llegan aquí por primera vez, o para los que quieren refrescar la historia, aquí podéis leer los capítulos anteriores ) Pedro notó cómo le había cambiado la expresión a Adrián, ...

¿No sientes la belleza de la destrucción de las palabras? (III) 4

(Ha pasado tiempo desde las últimas entradas referentes al relato, para leerlo desde el principio haced click aquí) Enfrente de su portal, un Aston Martin aparcado. Aarón le abrió la puerta del copiloto. -Vaya, no había conocido nunca a un científico que pudiera permitirse estos lujos. -Además de dirigir la investigación, soy accionista mayoritario de ...

¿No sientes la belleza de la destrucción de las palabras? (II) 3

-Es buena señal que no te haya llegado nada. Se supone que entre nosotros no podemos leernos. -¿¿Tu también?? ¿Puedes ver los recuerdos de los demás? -Chsss no levantes la voz. Ven, vamos hacia allí. Andrea le llevó hasta un muro de un solar abandonado, más alejado del andén y de la gente. -¡Pensaba…pensaba que ...